Kotaro vive solo – Reseña

Recientemente, he terminado de ver uno de los últimos animes adaptados por Netflix. Kotaro vive solo. Dicho anime muestra una premisa que, aunque ya se ha visto antes con distintos matices y escenarios, es bastante interesante, sobre todo por el acercamiento que se hace y el formato episódico, que permite explorar diferentes situaciones sin ser estás muy densas. Aunque algo oscuras.

La obra trata sobre el dia a dia de Kotaro, un chico que se muda a unos apartamentos y empieza a entablar relación con sus vecinos. La peculiaridad y atractivo principal de la historia es que Kotaro es tan solo un niño de 4 años, quien debido a sus experiencias de vida es bastante maduro para su edad, pero aun así no deja de ser un niño y tener comportamientos y procesos mentales típicos de su edad, como ser muy ingenuo, no comprender las situaciones que experimenta o no saber tratar con otras personas de la forma adecuada.

La serie usa a sus vecinos como una suerte de figuras paternales que sustituyen a las ausentes e influyen en su desarrollo como personaje.

Con cada episodio vamos descubriendo un poco más del pasado del personaje, el cual es bastante oscuro y es sin duda el enganche de la serie, el querer descubrir más sobre su pasado.

Mientras más avanza la serie, las dudas iniciales se van disipando al ser más obvias las respuestas, al punto de que tú comprenderás mucho mejor la situación de Kotaro que el mismo, pero no por ello la serie pierde interés, sobre todo porque para dicho punto ya se han presentado tantos escenarios y situaciones que ahora el foco está en saber si el propio Kotaro llegara a descubrir realmente en que situación esta.

Personajes secundarios

Personalmente, me hubiera gustado saber más sobre sus vecinos, ya que la serie se sustenta mayormente entre las interacciones diarias de Kotaro con estos. A penas llegamos a conocer de ellos simples caracterizaciones que se pueden resumir en una frase: Hombre divorciado que parece un mafioso y no puede ver a su hijo, o mujer en relación abusiva que trabaja como acompañante. No digo esto por el simple hecho de que me puedan parecer más o menos interesantes, sino por el hecho de que la serie trabaja muy bien la psique de Kotaro; sin embargo, se siente un desbalance enorme con la gente a su alrededor, cuál npc que solo están en el juego para tener una función.

Los personajes secundarios tienen todos historias que podrían aportar mucho al tema de lidiar con la soledad y afrontar las circunstancias adversas de forma madura, ya sean internas, como el no ser capaz de avanzar en tu trabajo por una cuestión de motivación y disciplina, o externas, como aprender a interactuar y socializar con otras personas debido a experiencias desagradables.

Pareciera que la serie, y no incluyo el manga, pues no lo he leído, parece querer reflejar problemas que son más habituales de lo que se suele tratar de forma seria y no como chiste recurrente. Por ejemplo, el de una chica que tiene serios problemas para interactuar con gente joven debido a experiencias en su juventud.

Como occidental es algo que me llama bastante la atención, pues lo hemos visto en muchos animes, y pareciera ser un tema, si bien no común, que se da en la sociedad nipona. Y no estaría mal que en un anime que precisamente abarca temas tan delicados como los que atraviesa Kotaro, algo así tomara más relevancia, sobre todo por ser un personaje que realmente podría entender al protagonista.

Kotaro

Ya hemos hablado de Kotaro así que no quiero hacer de esto algo redundante. Si bien Kotaro no es para nada un mal personaje, creo que el guion no le favorece en muchas ocasiones, sobre todo cuando la serie trata de ser realista u oscura.

Es genial que se pongan ciertos temas sobre la mesa; sin embargo, por como está construida la premisa de un niño de 4 años viviendo solo o el propio colegio ignorando la situación de sus alumnos, hace que no puedas conectar del todo o tomarte en serio algunas situaciones.

Siento que es algo que ocurre bastante con muchos animes, pues de forma directa sirven como escapismo de la sociedad, pero a la hora de hablar de ella de forma cruda, como se hace en este anime, se suaviza el tono.

Este es sin dudas un anime muy interesante, entretenido y fácil de digerir por su formato de episodios cortos pero lineales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.