El anime fue un error?

En el año 2014 en una entrevista Hayao Miyazaki (Studio ghibli), una de las figuras más importantes en la historia de la animación, no solo japonesa, sino en general, dijo que el anime fue un error. Esto en realidad nunca lo dijo, tan solo fue una mala interpretación que muchos usuarios en internet hicieron de lo que él realmente dijo.

 El contexto real es el siguiente: En una entrevista para el periódico digital Golden times, Miyazaki mientras dibujaba empezó a hablar de porque él es capaz de hacer lo que hace y lo que dijo fue lo siguiente:

Verás, si puedes dibujar así o no, si eres capaz de pensar en este tipo de diseño, depende de si puedes o no decirte a ti mismo:’Oh, sí, las chicas así existen en la vida real’. Si no pasas tiempo viendo gente real, no puedes hacer esto, porque nunca lo has visto. Algunas personas se pasan la vida interesadas solo en sí mismas. Casi toda la animación japonesa se produce sin casi ninguna base tomada de la observación de gente real. Es producido por humanos que no pueden soportar mirar a otros humanos. ¡Y por eso la industria está llena de otakus!.

Hayao Miyazaki, Golden times interview/Documentary

Antes que nada hay que entender que la palabra «otaku» tiene una interpretación muy diferente en Japón, mientras que para nosotros «otaku» es tan solo alguien que disfruta mucho del anime o el manga, en Japón es una palabra despectiva para referirse a la gente obsesionada de forma insana con el anime o el manga.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

Lo cierto es que las palabras del Miyazaki no van mal desencaminadas si pretendiéramos hacer una radiografía de la industria de la animación nipona en la actualidad, en la cual encontraríamos muchísimas diferencias si la comparamos con décadas anteriores. Aunque el globalismo puede cambiar esta lectura en cualquier momento.

Actualmente por temporada, más no por año, sino por temporada, pueden llegar a salir hasta 30 animes, de los cuales solo uno o dos destacan sobre el resto y, tristemente en  ocasiones, estos pocos agraciados tampoco son algo que se valgan por sí mismos, más bien su valor recae en la incompetencia de los otros animes. 

Siempre hay excepciones, por supuesto,  actualmente por ejemplo hay animes como Beastars, Vinland Saga, Dr. Stone y  Kimetsu no yaiba, que aunque está última no sea nada original ya tiene mucho más potencial y atractivo que la serie que muchos consideran el rey del shonen/neketsu moderno… Boku no hero. Por otro lado nunca hay que descartar la idea de que habrá algún anime al que nadie le presta atención que sea una maravilla…

Review | March Comes in Like a Lion (3月のライオン/ Sangatsu no Lion) - YouTube

Antes el anime era mejor… creo.

Alguna vez he leído y escuchado que actualmente todo es una copia porque ya todo está inventado, lo cual no es cierto, más bien el problema es que todos hacen lo mismo para contentar a un público muy concreto. Pero de ser así seria triste.

La animación nipona se hizo popular y única precisamente porque era la viva expresión de la frase “la imaginación no tiene límites”. A diferencia de las animaciones que podías encontrar en tu país antiguamente e incluso actualmente, los animes abarcaban muchísimos temas, desde lo infantil (mis vecinos los yamada)  a lo más sangriento, desde una trama que giraba en torno a los deportes(supercampeones) a una trama bélica y reflexiva ( legend of the galactic heroes).

Incluso podías encontrar obras que realmente no necesitaban ser un anime (Monster), lo cual dejaba en claro que la animación es tan solo un medio de expresión, más no un recurso para atraer a mentes infantiles como quedo establecido por décadas en occidente y que  a dia de hoy aún sigue…

Creo que esto es un “problema” exclusivo de la animación, puesto que al menos de momento no es un problema en el manga. En parte creo que esto se debe a la forma de consumir y acceder a dichos productos.

Mucha gente habla de lo repetitivos que son los shonens con fórmulas establecidas, pero ahí tenemos mangas como Fire punch, las cuales no siguen los patrones tan comunes en los shonens de pelea animados.

Tengo un video en el que hablo del porqué muchos mangas con mucha calidad no obtendrán un anime, al menos en la industria actual, y esto se debe al público que consume el anime en Japón y a su modelo de negocios, el cual está centrado en los llamados otakus.

Por otro lado realmente no sé que tan cierto es lo que menciona Miyazaki sobre que la industria esta llena de otakus, pero teniendo en cuenta las condiciones laborales de las  que muchas veces nos enteramos, realmente no suena tan descabellado. 

Pero sobre todo si miramos a los animes actuales, los cuales a diferencia de los antiguos se destacan por su falta de ambición, la simpleza de su mensaje, su forma de plasmar la realidad.

También hay que decir que aún siguen habiendo animes con ambición, que intentan hacer cosas nuevas tanto en narrativa como aspectos técnicos o que simplemente a pesar de ser más de lo mismo realmente sientes que hay sentimientos en esa obra:

Steins gate, Parasyte, Mob psycho, Ping pong the animation, Kill la kill, Aku no hana, A place further than the universe,  Violet evergarden, The Tatami galaxy y de entre otros.

Pero no es algo que se pueda decir de forma generalizada debido a que por cada dos animes destacables que salen, en esa misma temporada salen 30 que tratan sobre un isekai que te cuenta la misma historia de siempre, un shonen de peleas que parece un calco de otro que también es un calco de otro y por supuesto muchas lolis, tsunderes, harems y chicas kawai haciendo cosas kawai.

Un ejemplo relativamente reciente es el remake de Kino no tabi, una joya poco conocida de la que quiero hablar en el futuro, producida en el 2003 si mal no recuerdo que en el 2017 recibió un remake para Netflix. La diferencia entre estas dos versiones es la clara muestra de los problemas de la industria actual.

Mientras que la versión original tenía un dibujo más bien flojo y una narrativa visual algo más oscura, pero acorde con las intenciones de la obra, esto lo compensaba con su trama reflexiva que surgía de forma natural, los diálogos entre personajes estaban bien trabajados y podías notar como cada frase estaba cuidada al detalle y el mensaje de la obra era pretencioso en el buen sentido, más bien algo ambicioso. Mientras que la versión de Netflix se decanta por un dibujo más visual,  una narrativa audiovisual más alegre y mensajes más simplones para que el espectador no piense demasiado… y por supuesto un diseño de personajes más fino y redondo, sin tanto detalle, es decir, actual.

Kino no Tabi : 2003 x 2017 - Review - YouTube

Tratamiento de ideas

Por otro lado, pero sin cambiar de tema, esto es algo que también lo notamos por ejemplo en el tratamiento de la amistad y sus dinámicas sociales de una forma ridículamente idealizada e inquebrantable, que si bien es algo más o menos correcto para series infantiles como Doraemon, que a pesar de ser de los años 70 sí que mostraba muchas más dinámicas sociales de la amistad que muchos animes actuales, ahora ya empieza a ser un problema preocupante, entre comillas, cuando hablamos de obras dirigidas a un target adolescente y joven, como Boku no hero o animes de deporte en el cual ni existe la competitividad entre compañeros.

Hablando de deportes, recientemente empecé a raíz de una recomendación un Spokon (anime de deportes) de los 70 llamado Raqueta de oro. Ahora no voy a decir que es una obra maestra, pero sí que en aspectos como el tratamiento de personajes femeninos, el desarrollo de personajes y plasmar cosas tan comunes en el deporte como la rivalidad entre compañeros cosa que ya cuesta de ver en los spokon actuales, esta por un nivel algo superior a muchos spokon actuales.

Ya que estamos hablando de cosas que demuestran cierta falta de desconexión o idealización, es algo que también se nota en los  personajes femeninos de bastantes obras, que si bien esto no es algo exclusivo del anime actual y por supuesto no ocurre en todo, sigue siendo común ver actitudes que no van acorde con la realidad o de plano se simplifica tanto de una forma que tanto personajes femeninos como masculinos, parecen de una sola dimensión. Y creo que ni  hace falta mencionar el tema del físico.

Esto a mi parecer no es tan solo que la industria no tiene ideas nuevas, más bien no está interesada en ideas nuevas, pues por mucho que se hagan cosas repetitivas o insípidas, dan dinero y eso es lo importante para una empresa.

Recientemente tuvimos un isekai que al principio me enamoró, no era algo innovador tan solo era diferente, no parecía tan infantil y simple, estoy hablando de Tate no yuusha… pero que pasó? Al final fue más de lo mismo pero con otra apariencia… A pesar de que tenía el claro potencial de ser distinto.

El principal problema muchas veces no es si algo es o no original, sino si está bien ejecutado.

Amazon.com: The Rising of the Shield Hero, Pt. 1 (Original Japanese Version)

Conclusiones

Pero esto no significa que el anime actual sea completamente malo y que el antiguo fuera increíble.

Imaginaros que alguien que empieza a ver anime o leer manga os pide recomendaciones de obras actuales, obviamente solo le recomendaras lo mejor sin mencionar aquellas obras más limitadas.

Como esa persona no tiene acceso constante a internet solo se preocupa de conseguir los títulos recomendados, ignorando todo lo demás, con el tiempo esa persona tras ver todas las recomendaciones pensará que actualmente el nivel es muy alto aunque todos sabemos que en realidad esto no es así.

 Lo mismo ocurre cuando hablamos de animes antiguos, pues si bien no se hacían 30 por temporada, se hacían muchos animes igualmente. Animes que también eran repetitivos, poco ambiciosos y con ideas vagas.

Pero obviamente a ti solo te hablaban de, o la TV que consumías, los Dragon ball, de los Evangelion, Macros, Sailor moon o los Hokuto no Ken. Obviamente las televisiones solo adquirían licencias de las que valían la pena o que ya la estaban rompiendo en Japón o lo que iba a funcionar en su país.

Lo que si es cierto es que el público en el que se centraban era algo más amplio que el actual lo que dejaba más margen de maniobra.

Actualmente el mercado japonés es tan de nicho que si bien no es imposible salirse del esquema, es arriesgado, teniendo en cuenta la capacidad económica de muchas casas animadoras que dependen del modelo de negocios de vender merchandising, lo cual no es lo habitual fuera de Japón donde él modela suele ser el streaming de contenido y vender licencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.