Sinopsis

Rikuo Uozumi casi se ha rendido a un futuro sombrío, trabajando sin rumbo fijo en una tienda de conveniencia en Tokio después de graduarse de la universidad. Su vida monótona se ve interrumpida cuando la peculiar Haru Nonaka hace aparición, pasando con frecuencia por su lugar de trabajo para hacerse amigo de él. Cuando Rikuo se entera de que una vieja amiga de la universidad y amor platónico, Shinako Morinome, se ha mudado de regreso a la ciudad, se acerca a ella para tratar de establecer una relación. Sin embargo, sin que Rikuo lo sepa, Shinako lleva recuerdos dolorosos de su pasado que le impedían aceptar sus sentimientos. Mientras tanto, mientras Haru se abre continuamente a Rikuo, descubre que ella, al igual que él, vive sola y quiere salir de su zona de confort hacia un futuro incierto.

El pasado permanece mucho tiempo en la mente y el futuro sigue siendo esquivo. En una encrucijada a lo largo de sus caminos entrelazados, estos tres experimentan lo que significa dejar ir sus sentimientos del ayer y abrazar el cambio que trae el mañana.

Reseña del anime Yesterday wo utatte

Cuando me faltaban un par de capítulos para terminar yesterday wo uttate o sing yesterday for me, casualmente vi la película 500 days summer, la cual pensaba que no pasaría de ser la típica película del montón que te vende la idea de un amor romántico que es estúpidamente increíble. Honestamente, me sorprendió por su forma de criticar exactamente eso, por mostrar como la literatura, el cine, las series o incluso la cultura, valga la redundancia, nos vende una idea irreal y casi tóxica al mostrar una imagen de las relaciones humanas, no hablo solo del amor, sino de las relaciones humanas en general, cosa que también hace el manga y el anime con la amistad en ocasiones, pero ese es otro tema.

Inevitablemente no puedo no relacionar esta lectura con el anime sing yesterday for me, que también parece querer abordar, en parte, este tema de como nuestras expectativas, inseguridades y nuestra visión de las cosas suele entorpecer nuestra forma de relacionarnos con las demás personas afectando también a nuestro desarrollo personal y emocional. Bueno de hecho es claro que gran arte del foco de la serie está en el crecimiento de los personajes desde un punto de vista realista.

Los problemas

Uno de los géneros que engloba a esta obra es el llamado coming of age, un género que se centra en el crecimiento interno  de los personajes, es decir en el apartado psicológico. Lo cual al principio hace bien, pero a medida que avanza la serie, y nunca mejor dicho, por alguna razón esta idea va perdiendo fuerza pues su exploración y tratamiento de la psique de los personajes es casi nulo

La historia gira en torno a Rikuo  Uozumi, un recién graduado de la universidad que trabaja a jornada media en una tienda de conveniencia, trabajo típicamente para jóvenes y estudiantes, esto debido a que Uozumi no sabe que quiere hacer realmente con su vida, ya que parece que lo que estudio no es realmente lo que quiere hacer y siente que su vida no va a ninguna parte…. Algo con lo que mucha gente se puede identificar… por desgracia. Un primer conflicto inicial que hace que el personaje sea tan atractivo en un primer momento.

Todo esto empieza a cambiar cuando aparecen dos mujeres en su vida, una es Nonaka, una joven de 18 años a la que expulsaron de la escuela por trabajar en un bar o ella abandonó la escuela por rumores sobre su trabajo, no sé, es confuso y no se deja muy claro casi hasta el final, siendo que es de lo poco que sabemos del personaje.

Uozumi no la conoce de nada, pero esta parece estar enamorada de él, cosa que nos deja en claro acosándolo todo el rato, lo que resulta un poco creepy, pero como es guapa y de actitud alegre a nadie parece importarle. Y esto no lo digo en un tono humorístico, la falta de información sobre el personaje, más allá de su interés por Rikuo y su entre comillas batalla por el amor de Uozumi no le agregan mucho al personaje.

Siento que la adaptación seguramente se ha comido un montón de información o desarrollo de por medio al querer comprimir gran parte de la obra en 12 episodios. Cosa que no habla muy bien de una obra que busca explorar a sus personajes a raíz de darnos 3 datos de una de sus protagonistas y un simbolismo mal llevado en forma de cuervo.

Yesterday wo Utatte revela sus primeros minutos y confirma su estreno para  el 4 de abril » Hero Network

Por otro lado está el amor de la universidad, Shinako,  quien reaparece en la vida de Uozumi al encontrar un trabajo en la misma ciudad. La cosa es que él parece seguir enamorado de ella y quiere declararse, pero entre sus dudas, el miedo al rechazo, inseguridad y sentimiento de inferioridad por su estilo de vida parece no atreverse. 

El problema es que ella tiene un trauma con un amor adolescente y también es incapaz de decidirse. Por si fuera poco se forma un triángulo amoroso bastante raro, pues parece ser que Shinako era la profesora de Haru. Cosa que se vuelve más rara cuando Haru le hace una declaración de guerra por Rikuo, cosa que para empezar elimina esa idea de obra madura que teníamos sobre la obra haciendo que parezca otro romance adolescente. El problema no es que dos personajes tengan interés en el mismo, es esta declaración dramática que a nadie le hacía falta pues la obra funciona completamente igual con o sin ella. Se le da mucho peso a esta batalla cuando para empezar la relación entre Haru y Shinako es casi nula y peor, a Shinako le da completamente igual porque ya tiene sus propios problemas.

Yesterday wo Utatte, Episode 4 – Mage in a Barrel

Pero para complicar más la vida de Shinako aparece un chico llamado Rou, un adolescente enamorado de Shinako, al cual ella solo lo ve como un hermano pues se conocen desde pequeños y encima Rou es el hermano del difunto amor adolescente que Shinako es incapaz de olvidar.

Yesterday wo Utatte Review: Love and Life – Renai Otaku

Pero dejemos de divagar y vayamos directamente al grano.

Critica al anime

Este anime no me gusto, pero no porque fuera malo per se, sino porque su final demuestra que la idea de adaptar cientos de episodios de manga en 12 capítulos es una idea horrible que solo puede funcionar en manos de directores y guionistas muy competentes y ni aun así si el material de origen no es excelente o es muy básico.  Pues si bien las adaptaciones no deben porque ser un reflejo exacto a la obra original, deben ser capaces de funcionar por si solas, y con esto me refiero a las resoluciones de los personajes y  al final donde no existe ninguna construcción previa lo suficientemente creíble para justificar la elección del protagonista.

Como dije anteriormente, es muy obvio que en esta adaptación hay una gran cantidad de información que no se nos es mostrada. Lo que puede ser el principal motivo por el cual parece que la obra apenas hace algo con los personajes.

El anime es muy bueno al inicio, y esto lo digo de forma sincera, esa mezcla que tiene entre slice of life, seinen y romance es muy buena. Se aleja bastante de la idea de romance adolescente que solemos ver en el medio, permitiendo que el drama de los personajes sea algo mucho más maduro en cierta forma  y que no parezca tan exagerado, como en otras obras en las cuales la chica tiene una enfermedad terminal o el chico es la luz en el pozo de oscuridad en el que la chica se encuentra. 

El problema es que la serie continua con exactamente el mismo drama por gran parte de la duración de la serie, ofreciendo pequeños avances, pero sin desarrollar mucho a sus personajes o ahondar en ellos más lejos de repetir exactamente lo mismo capítulo tras capítulo

En parte entiendo este ritmo tan pausado, y es algo que debo decir que me gusta de la obra, otorga realismo a los problemas de cada personaje, haciendo que estos no sean un arco de personaje de los que concluyen en tres capítulos por arte de magia. Pero como ya he dicho, el problema es que la serie aborda exactamente el mismo conflicto incluso cuando parecía que en el capítulo anterior este ya empezaba a superarse. 

Es como que la obra intenta darte un mensaje que ella misma no se cree a base de un montón de conversaciones que versan sobre lo mismo una y otra y otra vez. Como digo entiendo y aplaudo la idea de un desarrollo lento, el problema es que casi no hay desarrollo.

Por ejemplo el personaje de Rou, parece que solo esté allí como un complemento para complicar más los problemas del personaje de Shinako. Es cierto que el personaje tiene su historia y sus problemas, pero al final solo parece ser un recurso para confundir más a Shinako con recuerdos de su pasado y estancarla en una relación que a ninguno de los dos les conviene, no un personaje capaz de funcionar por si solo.

Por otro lado tampoco se trabaja mucho al personaje, bien la serie podría abordar la más que común situación que muchas personas, sobre todo cuando es la primera vez que experimentan el amor o que les guste alguien sufren, de querer aparentar lo que no se es o no entender que esa persona no tiene ningún interés en ti, o que si te quiere, pero no de la manera que te gustaría. 

Sobre todo su actitud posesiva hacia Shinako, la cual solo empeora cuando todas sus interacciones son o bien Shinako cocinando para él o él comportándose como un idiota, cosa que la misma Shinako no deja de alimentar. Parte del encanto inicial de la obra era la expectativa de ver a los personajes madurar a lo largo de la serie, no solo en los últimos dos capítulos… cosa que tampoco acaban haciendo, aunque parezca que si tan solo porque se nos da una conversación profunda que ninguno de los protagonistas se acaba de creer.

Haru, es un personaje que está ahí y no hay mucho más que decir que su único objetivo en la vida es tener una relación con alguien a quien no conoce de absolutamente nada y ni siquiera se nos dice por qué razón uno debería  pensar que es mínimamente creíble que esté interesada en él, y mucho peor, que Uozumi tenga interés en ella, más lejos de la idea egoísta de que alguien le haga caso que es lo único que sacamos en claro. Si lo piensan detenidamente y en frío, es como que la serie no pretende ni que tú te tomes en serio que su relación tenga sentido,  menos cuando en la segunda mitad del anime ella apenas tiene relación con Uozumi. 

Recuerdan que hace nada dije que no se deja en claro que no se sabe si la echaron de la escuela o ella se fue, independientemente de que mi capacidad de atención sea reducida, aquí hay un problema básico y es que no sabemos quién es, no sabemos nada de uno de los personajes principales. Sabemos que trabaja en una cafetería, que dejo la escuela y  que vive sola. Hay personajes secundarios con más desarrollo en obras infantiles que no necesitan desarrollo.

Haru me recuerda al arquetipo femenino de personaje que ama a un personaje masculino porque si, por ninguna razón por que un  día fue amable con ella y tan solo con ese gesto idealiza al personaje, para que mientras shinako se decide, los espectadores tengamos un triángulo amoroso superficial.

Uozumi es un personaje que avanza, pero no demasiado y tan solo avanza en lo profesional.  En los primeros capítulos se nos deja caer la idea de que es alguien dependiente y que es incapaz de avanzar por su propia culpa, es más es algo que la misma Shinako se lo dice un par de veces durante la serie.

Este drama personal al principio es atractivo, sobre todo porque es algo estrechamente ligado a su romance, pero se vuelve profundamente aburrido cuando ves que el personaje no aprende nada de esta experiencia. Parte del encanto del planteamiento de la obra era que los personajes ya son adultos adentrándose en el mundo real por así decirlo, les guste o no se verán obligados a tomar decisiones, a madurar o afrontar los problemas. 

Rikuo es incapaz de decirle a Haru que no tiene ningún interés en ella, hasta los últimos capítulos para luego retroceder como personaje en uno de los pocos avances que ha hecho durante toda la obra. Más cuando la razón de cortar con Shinako después de salir con ella fue exactamente eso, reconocer que al final lo suyo no era amor de verdad, sino que ambos eran unos parches. 

A Rikuo lo  acaba moviendo el guion, el trabajo le encuentra a él, por lo que tampoco puedes decir realmente que el personaje evoluciona al buscar por su cuenta progresar. Las chicas lo buscan  todo el rato en su trabajo o en la puerta de su casa. Hay capítulos donde parece que por fin Rikuo empieza a despegar como personaje e incluso a darse cuenta de que no necesita a nadie para avanzar, pero la serie vuelve a meter una escena de Haru esperándole en la puerta de su casa o de Shinako apareciendo en una fiesta con gente con la que apenas tiene relación.

Al final el único personaje que parece evolucionar  de verdad es shinako, quien evoluciona en los últimos 10 minutos del anime. Y tengo mis dudas, pues aún sigue forzando una relación muerta con Rou a pesar de conocer sus sentimientos y que el chico sigue siendo bastante inmaduro.

Entiendo que la serie nos habla en este punto  de como ella sigue aferrándose al pasado, pero tampoco quiere quedarse sola.

Va a parecer que esté diciendo que lo único que hace buena a una obra es que los personajes tengan una evolución positiva, y no es así.

El problema con este anime no son los problemas de los personajes, más bien es que cada capítulo trata de exactamente lo mismo y no se siente casi ningún avance o ningún cambio, jugando en cada episodio con la idea y la expectativa  de que por fin alguien haga algo interesante, y cuando hay un pequeño cambio ya sea positivo o negativo, la serie vuelve al punto de partida. 

Como algo positivo más allá del planteamiento inicial es todo su apartado visual, el cual sé que a mucha gente no le gusta, sobre todo los fondos que muchas veces parecen fotos que han puesto de fondo para ahorrar presupuesto, pero para mí se ve bastante bien y le da cierto estilo al anime. Además en algunas escenas, la dirección le saca bastante provecho a la ambientación la cual también le queda muy bien al estilo artístico del diseño de los personajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.