Saludos gente bienvenidos a 1de2! Recordad que podéis encontrar este mismo contenido en nuestro canal de Youtube (Vídeo correspondiente más arriba). Así que no dudéis en pasaros por ahí y apoyarnos ¡Gracias!

Hoy hay MUCHÍSIMO de lo que hablar. Hasta ahora se nos han ido revelando muchas cosas, pero es en este episodio cuatro en donde empieza lo bueno de verdad. Así que vamos allá. Quédate y prepárate, porque vamos a aclarar todas las dudas y a explicar bien qué es exactamente lo que ha pasado aquí.  Episodio cuatro, «De mano en mano».

Este es un capítulo repleto de información vital. Aunque eso sí, algo confusa por ahora. Y es natural, porque la serie se acaba de meter de lleno en el complicado entramado político que hay detrás de todo. El capítulo se divide en varias partes, mostrando lo que viven varios personajes por separado.

«Sr.Krueger»

Por una parte tenemos al pequeño Falco. Este parece haber entablado una buena amistad con Eren, el cual se hace llamar Krueger, es decir, el que fuera el apellido del búho; aquél que entregó el titán de ataque a Grisha y del cual Eren heredó su nombre de pila. Básicamente, Eren utiliza a Falco para enviar cartas por él. De ése modo este se asegura de mantener oculta su identidad. Según Eren, el correo era para su familia. Por lo que cabría pensar que quizá no se encuentre solo en Marley o bien que está mintiendo y el remitente sea otro.

Más tarde vemos como Falco consigue ganar a Gabi en una carrera por primera vez, viendo por fin los frutos de su esfuerzo. Y aunque ya era un poco tarde para posicionarse en cabeza y superarla, Falco no se rinde y mantiene viva la esperanza. Incluso vemos una escena en la que tras ser increpado por Gabi, Falco le declara su amor e intenciones de protegerla. Huelga decir que esto lo entienden todos menos ella, por supuesto.

Tras esto Falco volvería a visitar a Eren, con motivo de contarle sus progresos. Aquí podemos apreciar que ha pasado un tiempo desde su primera charla. Pues Eren le da las gracias a Falco por haberle ayudado a mandar sus cartas varias veces. Y entonces vemos un objeto muy curioso a un lado de Eren. Falco le pregunta por éste. Se trataba de un guante de béisbol y una pelota. Eren dice que se trata de un regalo enviado por su familia. Pero obviamente nosotros sabemos que no es así. Eso no tendría ningún sentido, así que… ¿Por qué tendría Eren un guante de béisbol? ¿Qué significado podría tener eso?

A continuación aparece un personaje conocido. El mismísimo abuelo de Eren. Quién, tras hablarle de Falco y la familia Glice, parece enloquecer tras recordar a sus propios hijos. Y no es de extrañar. El señor Jaeger nunca supo que Grisha vivió entre los muros y tuvo un segundo hijo. Pero a fin de cuentas, tal y como el anciano hombre pensaba, su hijo ya estaba muerto. Al igual que lo estaba su hija.

Aquí nos detendremos por ahora. Ya que lo que sigue ocurre al final del capítulo y después del ending. Gente, si no habéis visto las escenas post créditos, corred a verlas ya y volved al vídeo después. Ahora es el momento de cambiar a otros personajes. Concretamente a los Tybur.

Esta es una familia de nobles Eldianos que fue mencionada al final del segundo capítulo. Esto es ya de por sí bastante extraño. Porque cuando nos referimos al pueblo Eldiano, no hablamos de nobles. Hablamos de gente apestada y esclavizada. Sin embargo, nunca nada suele ser lo que parece. Especialmente, cuando se trata de Shingeki no Kyojin.

Aunque todavía nos falta información, tenemos la suficiente como para hacernos una idea aproximada de lo que ocurre. Y es que el país de Marley no es regentando por los propios Marleyenses. Al menos, no en su totalidad. No para lo que de verdad importa. Y esto estaría bien si el caso que nos ocupa fuera otro, si fuera un país distinto el que moviera los hilos desde las sombras. Pero no es así. La caprichosa realidad es otra muy distinta. Los que mandan de verdad, los que ostentan el poder son los Tybur.

Son… Los Eldianos.

Esto es algo chocante y difícil de digerir. La caída del Imperio Eldiano y las intrigas políticas que le siguieron no son más que un fraude. Una farsa. El verdadero poder nunca cambió de manos. Jamás abandonó la sangre Eldiana. De nuevo, Shingeki no kyojin abandona la ficción para darse un paseo por nuestro mundo y mostrarnos cómo es realmente la humanidad. Hipócrita y fácil de manipular.

Conocemos a Willy, el actual cabeza de la familia Tybur y verdadero líder de Marley. O en otras palabras, un Eldiano capaz de seguir perpetrando el genocidio de su propia raza. Y es que aquí hablamos de poder. De influencia y títulos. De bandos e ideologías. La sangre es lo de menos. Aunque a decir verdad no es tan simple como eso. Pero dejaremos este tema para el siguiente episodio, ya que todo lo que quiero añadir serían spoilers. 

Se nos confirma que, en efecto, el noveno y último poder titán se encuentra en el seno de los Tybur, aunque no se nos revela quién es su portador. Willy Tybur conversa con Magath acerca del festival y explica sus intenciones de contarle al mundo la verdad sobre el conflicto Eldiano.

Aquí se menciona la estatua del inmaculado héroe de Marley, Helos. Figura a la cual se atribuye la victoria de Marley sobre Eldia. No obstante, las palabras de Magath son reveladoras. Pues este menciona que la estatua está hueca. Dejando entrever la exageración y probable mentira que existe en torno a Helos. Sirviendo más como un mero símbolo que como otra cosa.

Por las palabras de Willy, quien le dice a Magath que ellos le dieron poder y libertad a Marley a modo de expiación, podemos deducir qué fue lo que causó la caída del Imperio Eldiano. Nos estamos refiriendo a un golpe de estado. Pero de nuevo, nos reservaremos nuestra opinión por ahora. Hay algo más a destacar, y es que la militarización de Marley no guarda relación con los Tybur. Estos nunca participaron en la guerra y tampoco dieron órdenes de ningún tipo. Desconocemos el por qué de esto.

Lo siguiente es la reunión en la plaza de Liberio, lugar en el que se estaba preparando el festival que iba a tener lugar en los próximos días. Aquí Willy Tybur felicita a Magath por su ascenso y le entrega el mando del ejército. Durante este intercambio de frases, podemos darnos cuenta de que ambos personajes están hablando en clave. Willy parece abrumado por lo que va a ocurrir y parece lamentar tener que ocuparse él. Pero lo más destacable es la última participación de Magath, quién, todavía hablando en clave, menciona que se les habían colado algunas ratas en casa.

Esto podría significar varias cosas. Pero lo más probable, ya que se menciona a intrusos, es que Marley sepa que Eren se encuentra entre ellos. O quizá, se refieran a alguien más aparte de él, pues se habla en plural. Esto podría dar sentido a las cartas que Eren envía a través de Falco. Lo que está claro es que hay algo cociéndose a fuego lento y todo indica que no tendremos que esperar mucho más para averiguar de qué se trata.

Lo último que vemos de Willy tiene lugar durante la fiesta previa al festival en la que se reúnen las distintas personalidades provenientes de otros países. Aquí tenemos una serie de escenas que involucran a los jóvenes guerreros en las cuales les toca hacer de camareros. En un descuido, Udo derrama un poco de vino sobre una de las invitadas. La reacción del Eldiano es suficiente para que entendamos la gravedad del asunto.

Afortunadamente, la señora protege a Udo y miente sobre lo ocurrido para encubrirlo, no sin antes confirmarle al chico sus temores. Y es que el resultado podría haber sido mucho peor. Tanto que el simple derramamiento de una copa podría haber acabado con la cabeza de Udo en una pica. Aquí vemos reunidas a personas de muchas etnias diferentes, y encontramos por primera vez a gente de raza negra y asiática.

En el caso de la mujer, Gabi menciona que esta pertenece al país de Hizuru, nombre con el cual se quiere hacer referencia a Japón. Aparte, esta aparece vistiendo un kimono. así que queda bastante claro que Hajime Isayama ha querido plantear un mundo muy parecido o igual al nuestro. Con la clara excepción de los titanes, claro. A continuación volvemos con Willy Tybur y, rápidamente, nos damos cuenta de su enorme popularidad entre los presentes.

Me gustaría destacar una vez más el conocimiento de su sangre Eldiana por parte de los invitados. Y como esto no supone una barrera o juicio de ningún tipo. La posición de Willy está por encima de todo lo demás. En su discurso, lo que Willy promete es la solución definitiva al problema que suponen los Eldianos. Y tras el brindis, daríamos esta parte por finalizada.

Solo nos quedaría repasar el día del festival a través de los guerreros. Vemos a los mayores dejarse el sueldo a base de comprarles comida a los niños. Liberio no parecía el deprimente lugar de siempre. El ambiente de fiesta y felicidad tan poco acostumbrada se siente como la antesala de lo que se encuentra a la vuelta de la esquina. La calma antes de la tormenta.

Ya a escasos minutos antes del comienzo de la obra teatral asignada a Willy Tybur, Colt advierte la ausencia de Falco. Este aparece de repente y le pide a Reiner que le siga. Zeke les da permiso alegando que aún tenían algo de tiempo antes del evento. Y entonces tenemos la escena final. Con un Falco que sonríe, ignorante de lo que sus actos están a punto de causar. Y tras el ending, Reiner atraviesa el umbral que le lleva justo ante la presencia más inesperada. Ante aquél que, pacientemente, le esperaba sentado en una silla. Eren Jaeger.

Y aquí termina un episodio tramposo que nos deja con la miel en los labios a propósito. Hemos evitado señalar algunas partes del capítulo por ser irrelevantes o de poco interés. De esta manera los análisis no se harán tan largos como venían siendo últimamente.

He de decir que ya es el segundo capítulo al que le falta información importante que sí tenemos en el manga. Supongo que en algún momento haré un vídeo recopilando todo esto. Pero bueno, sea como sea, ya podéis ir frotándoos las manos porque la semana que viene tenemos una cita obligada. Nosotros nos despedimos aquí. Recordad visitar nuestro canal en Youtube y suscribiros si os gusta lo que hacemos.

Muchas gracias como siempre y…¡Chao!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.