Para quienes no hayan visto la serie, o en su defecto leído el manga, y usen este video como una especie de reseña, voy a hacer una pequeña introducción a la obra.

Kuroko no basket empieza contándonos la historia de un equipo de primaria en el que su quinteto titular estaba conformado por chicos extremadamente talentosos, los cuales prácticamente humillaban a cualquiera que se ponía delante de ellos. Aun así, había un rumor, de que en ese equipo no había solo 5 jugadores con talento, sino que existe un sexto hombre el cual nunca fue muy popular y no es reconocido.

Después de la primaria, los jugadores principales se separan y van a preparatorias distintas, pues debido a su talento, si se ponen a jugar juntos de nuevo, el deporte se tornara aburrido. Eso sin tener en cuenta el enorme ego que han desarrollado, al punto de que a veces parecía que jugaban para destrozar al rival psicológicamente y no para disfrutar.

Nosotros seguiremos a Kuroko, quien es ese misterioso 6 hombre, por lo cual el rumor era cierto, y el motivo de que nadie estuviera seguro de su existencia es porque el chico siempre pasa inadvertido incluso cuando se sabe que está ahí. kuroko hará dupla con Kagami, un chico que viene de estados unidos, y como ocurre en cualquier anime o manga deportivo, si un personaje viene de algún sitio que no sea Japón lo más seguro es que sea buenísimo jugando. A kagami le aburre el nivel de baloncesto de Japón, pero al escuchar sobre dicha generación milagrosa, se motiva para enfrentar a dichos jugadores.

Básicamente esta sería una introducción a grandes rasgos sin entrar en spoilers

Dicho esto empecemos con lo bueno.

Aprovechando el hilo conductor he de comentar la idea central de la obra. El tema de la generación milagrosa aporta un plus a la obra pues desde el primer momento te plantea el objetivo de no solo ganar un simple torneo, sino de vencer a 5 sujetos los cuales siempre iras conociendo a medida que la trama avanza, por lo cual también se mantiene cierto misterio por saber como serán y como juegan. Por no decir que la serie ya establece a un antagonista como si se tratara de un nekketsu.

Esta idea aprovecha muy bien lo que suele ocurrir en deportes de equipo que son reducidos en jugadores sobre la pista, como el volley o en este caso el baloncesto, pues normalmente siempre habrá partidos que serán más interesantes de ver, no por el ganar o perder de un equipo, sino porque ambos equipos tienen jugadores interesantes y nuestra mente primitiva tan solo quiere ponerlos sobre la arena a combatir hasta que solo uno quede en pie.

Otro punto fuerte de la serie son sus personajes, que aunque en ocasiones algo dramáticos, y que como suele ocurrir en el spokon no tienen vida ni personalidad más allá del deporte, si nos centramos tan solo en este son bastante carismático. Sobre todo los 7 principales. Más bien los 6 exceptuando a kuroko quien es algo aburrido y si no fuera por el entorno la obra no se sustentaría, aunque supongo que esto mismo se puede argumentar con cualquier personaje de muchas obras. Supongo que por ahí existirá algún ejercicio de escritura que consiste en ver si tu protagonista es capaz de sustentar un capítulo él solo para saber si es un personaje decente.

La animación del anime tiene un crecimiento gradual en cuanto a calidad temporada tras temporada, no solo en animación también en dibujo. Llegando a un punto en el que la tercera temporada, en cuanto a animación es muy agradable de ver.  Lo que en ocasiones se complementa de maravilla con uno de los aspectos más controversiales de la obra.

Lo que llamaremos el baloncesto fantasía, pues si el anime y manga es conocido por dramatizar cualquier situación, esta obra no iba a ser para menos.  Y seguramente sea el spokon más dramático que puedas encontrar sobre la pista.

Será bastante normal ver como cuando un personaje se encuentra en la zona o en castellano, cuando está concentrado al 100% le saldrán luces de neón de los ojos, los pases del protagonista en muchas ocasiones se basan en pegarle golpes al balón como si de sacos de boxeo se trataran, obviamente dicho ases también van acompañados de efectos especiales que los hacen parecer ondas vitales, digo kamehas, 

 y algunos otros movimientos  que aunque reales como es de esperarse serán exagerados. Como ya digo este es un punto controversial y al mismo tiempo lo que da de comer a la serie, así que cada quien que decida si esto le gusta o no.

Su banda sonora es muy, pero que muy buena, así como muchos de sus openings.

No hace falta decir que en una anime de deportes, donde hay acción siempre, una banda sonora más una buena animación garantizan un buen espectáculo siempre y cuando te guste lo que estés viendo de ante mano.

Por último, uno de los aspectos más elogiables de la obra es que parece que es capaz de motivar a muchísima gente a practicar baloncesto, lo que sin duda es un aspecto muy destacable para un shonen, el de servir de motivación para la gente joven. De la misma forma que hay libros y series que puedes considerar malos, los hay que a pesar de sus cosas siempre sirven de introducción al mezclar elementos que por separado quizás no llamarían la atención. Quizás si kuroko no basket no fuera baloncesto fantasía no seria ni la mitad de lo que llego a ser. No es un secreto para nadie que la mayor barrera de entrada para un spokon es atraer a público que no siga un deporte a que se interese por una obra de dicho deporte.

A mi parecer es algo bastante respetable, y visto de forma artística o incluso empresarial es una habilidad envidiable.

También he de reconocer que la obra maneja bastante bien el humor, creo que no es desconocido para nadie que a veces el humor en el anime y manga, por las diferencias culturales no acaba de funcionar o simplemente porque el humor japonés es horrible, nada de diferencias culturales. Kuroko maneja muy bien este aspecto y de forma muy natural.

Y sea dicho de paso, aunque como digo la serie es más dramática de lo que necesita habrá tramas que están bastante bien como el de excompañeros de equipo o como fue que ciertos jugadores perdieron la poca cordura que tenían.

Como digo algo dramático en ocasiones pero no se niega que son bastante entretenidas

LO MALO

Ahora bien, como todo, kuroko no basket no está cerca de ser la obra maestra del spokon que muchos quieren hacernos creer, como ya establecí en un principio en lo personal no me parece la gran cosa

Una de las cosas que más detesto de esta obra es su hipocresía. Kuroko no basket es ese compañero o compañera de la escuela que no deja de actuar como si fuera la reencarnación de Jesús y buda al mismo tiempo, pero que luego es todo lo contrario.

Esta obra, como es esperable de un shonen, reboza de mensajes positivos como el esfuerzo, perseverancia y el trabajo en equipo. Lo que en un primer momento  está genial. El problema es que nunca se ejemplifica, es más, se hace justamente todo lo contrario.

No me puedes hablar de trabajar en equipo, de que una de las falencias más grandes de la generación milagrosa es ser individualistas en un deporte de equipo cuando el mismo equipo protagonista apenas utiliza reservas en un deporte como es el baloncesto donde los cambios son la cosa más normal del mundo hasta para el mejor jugador del equipo. Donde en el mismo quinteto titular solo kuroko y kagami cuentan, pues a pesar de que el resto también tiene nivel al final verás como los partidos se deciden por kuroko o por kagami. Solo hay un partido que más o menos se decide por la actuación de Teppei, el centro del equipo. 

Tengo 3 ejemplos muy buenos de esto:

El primero es que los reservas a penas juegan un partido en toda la serie, el cual solo juegan porque el rival es muy débil. Porque a la entrenadora no se le ocurrió pensar que en un deporte donde no existe un límite de cambios quizás también podría ser buena idea probar a tus jugadores en distintos partidos ni que sea los minutos finales de partidos que ya has ganado  para que se acostumbren al juego.

El segundo ejemplo es cuando se nos introduce al amigo de kagami de USA que está jugando en Japón y a Murasaki, un integrante de la generación milagrosa, en el torneo de baloncesto del parque, donde son los mismos reservas quienes deciden ir pese a que les comentan que “no deberían gastarse de más pues tienen sus torneos que competir” a lo que ellos contestan que “precisamente quieren ir al parque porque ellos no juegan nada en los partidos”. En ese momento parece que la serie quiere explorar a sus personajes y seguir su mensaje de compañerismo, dedicación,  trabajo en equipo. Pero a los pocos segundo vemos que la excusa del torneo del parque era para introducir a Murasaki y al amigo de kagami quienes serian futuros rivales, el foco cambia completamente de atención en ese momento. Es decir que de nuevo, los reservas no valieron para nada.

El tercero es mi ejemplo favorito. Nos encontramos en la final de las finales y tu equipo va perdiendo y decides meter a una reserva que no ha jugado casi nada en todo el año contra el equipo mejor balanceado y más habilidoso de toda la serie. Lo mejor es que todo esto la obra lo acompaña de flashbacks del jugador recordando como se siente por no ser protagonista y la entrenadora diciendo que el chico tiene potencial. Lo cual sería genial y esta muy bien, si la serie no lo hubiera ignorado durante, bueno, toda la serie. ¿De qué rayos me sirve que me digas que un jugador tiene potencial si me lo estableces a 2 capítulos de finalizar la obra y durante toda la serie apenas te molestaste en que me aprenda su nombre?

Esto es el equivalente a ir a McDonald’s, pedir un big mac con patatas fritas y pensar que es una comida saludable porque estás comiendo verduras y carne.

Con esto el problema no solo es la hipocresía de la serie, también es que desperdicia uno de los aspectos más interesantes e impredecibles de los deportes, el de que un jugador de repente tenga un partidazo o un jugador del que nadie esperaba nada de repente haya mejorado tanto a mitad de temporada que le hace sombra al resto del equipo. Kuroko no basket desperdicia esto, desperdicia querer no desarrollar a sus personajes como es debido más allá de los protagonistas.

Otro aspecto que no me acaba de gustar de kuroko no basket es esa particularidad suya de pasar inadvertido, puedo entender el tema de hacer un pacto narrativo. Es decir que si la obra ya establece una cosa desde el inicio, cuestionarla luego no tiene mucho sentido pues la obra ya estableció que era algo natural y posible en su mundo. Pero aun así me parece llamativo.

Es decir, como funciona la invisibilidad del jugador? si kuroko está en tu equipo eres capaz de verlo durante todo el rato para darle pases o cuando se la quieres pasar tan solo la lanzas a cualquier lado? como haces para recibir los pases de kuroko? es decir si nadie es capaz de verlo, el recibir el balón de forma inesperada en ocasiones debería ser algo que interrumpe el ritmo de juego. No sé, es muy raro todo. 

Otro aspecto que no me gusta de la obra es la nula existencia de reglas y de los aspectos más técnicos del juego.

Por un lado es más que obvio que los árbitros en kuroko no existen. No pretendo que la obra se torne aburrida, como esos partidos de la nba donde a cada rato están tirando tiros libres, pero si agradecería que de vez en cuando hubiera alguno. Agradecería que cosas como los bloqueos, algo fundamental en el baloncesto, se hubiera introducido mucho antes de la tercera temporada, hay muchas cosas que la obra no utiliza y que, alerta spoiler, no son incompatibles con la acción de la obra, es más, la complementaria muy bien.

Ese sin mencionar como en ocasiones la obra hace lo que quiere e ignora los reglamentos del deporte, como el de solo poder estar 5 segundo bajo el aro, golpear el balón con el puno, o como jugadores hacen faltas sin que los árbitros digan nada o el mismo público.

Por último, el desarrollo mínimo de los personajes. Decir que no lo hay sería mentir porque lo cierto es que lo hay. La cosa es que este es superficial, refiriéndose tan solo al aspecto deportivo. Al final de la serie acabas sin saber quién es quién realmente.

¿Por ejemplo cosas como el trastorno de akashi… tan solo le afecta en lo deportivo o en otros aspectos del día a día? la vida de Kagami en solitario como es?

¿cuál es la ambición de Aomine? quiere ser jugador profesional o tan solo disfruta del baloncesto como hobby? 

Puedo entender un aspecto social que muchos extranjeros e incluso los mismos japoneses mencionan y es que no suelen mezclar peras con manzanas, pero aun así, uno como espectador siempre se queda con ganas de saber más.

A mayores rasgos estos son los puntos positivos y negativos de la obra, no he mencionado el que es tremendamente predecible y todos sus partidos se solucionan con elipsis porque bueno, es un anime de deportes, y rara vez un anime de deportes se toma la coherencia de forma seria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.